Cómo Hacer Crecer Tu Carrera Freelance (Deshaciéndote De Tus Clientes)

Tiempo de Lectura: 4 minutos

DSC_8287_1052 final ALTA JPG

Los novatos en el mundo freelance pueden pensar lo contrario, pero el crecimiento de tu negocio simplemente añadiendo más y más clientes no es el camino a seguir.

Al principio esto puede parecerte una gran idea. Pero con el tiempo, te darás cuenta que los contratos por poco dinero drenan tu energía y no son más que una pérdida de tiempo.

En realidad no son los contratos los que tiene la culpa. Seamos realistas: el cliente es quien mezquina el dinero, tritura tu alma, y destruye tu ego.

Yo sé lo que se siente ser un blogger freelance hambriento. Estás dispuesto a aceptar casi cualquier y toda oferta que recibes.

En un campo tan competitivo con un número cada vez mayor de trabajadores, quién estaría dispuesto  ofrecerte trabajo por un salario digno, ¿verdad?

Estás equivocado. Lo que estamos omitiendo es el creciente número de clientes que requieren servicios freelance.

Según Benrmatthews, consultor independiente y experto digital, “El doble de los freelancers han experimentado un aumento en la demanda en el último año respecto a los que han sufrieron una disminución – el 32% experimentó un aumento frente al 15% que han visto una disminución.”

En otras palabras, el campo de juego es amplio y los freelancers tenemos opciones: sí o no.

Di que “no”

Puedes tomar más trabajo porque quiere más dinero, pero seamos sinceros… si tomas más carga de trabajo de lo que puedes manejar, no serás capaz de hacerlo bien.

Es necesario tener expectativas realistas cuando estás aceptando trabajos. Recuerda, tienes suficiente en responsabilidades con tu trabajo diario, tareas del hogar, facturas y otras obligaciones.

Tratar de hacer demasiado deteriorará la calidad del trabajo que ofreces.

No siempre es una cuestión de cuanto puedes o no manejar: a veces, el cliente, el trabajo, o la cantidad que están dispuestos a pagar no valen tu tiempo y esfuerzos.

Es necesario aclarar tus expectativas antes de decir que sí a un proyecto.

No hay nada de malo en decir “no” a tus clientes.

Pero aún hay un problema. ¿Cómo saber si el próximo proyecto vale la pena o no?

Algunas señales de que estas firmando un mal contrato

Es difícil diferenciar entre lo que debes o no debes seguir cuando eres novato.

Sin embargo, con la experiencia y el instinto, podrás resolverlo.

Aquí hay algunas señales de que estás tratando con un mal cliente:

1. El cliente no te respeta a ti ni a tu trabajo

La relación debe ser a diferente a la tradicional relación unidireccional que puedes haber visto en el entorno rígido de oficina.

Ser freelancer te da más flexibilidad y libertad para “elegir” para quién trabaja, por lo tanto no hay razón para que veas a tu cliente como un jefe terrible, ya que puedes deshacerte de él.

Lo que es aún más importante es que tu cliente debe respetar y apreciar tu trabajo – de lo contrario no hay ninguna razón para seguir con esa relación.

2. El trabajo no eres tú

El trabajo al que aplicaste puede ser un trabajo bastante decente, pero puede ser algo que simplemente no es para ti.

Por ejemplo, como vendedor y creativo, no puedo imaginarme lo que sería aplicar para un trabajo que requiera contabilidad.

La contabilidad ciertamente no es mi tarea favorita y si me dieran la tarea de llevar la contabilidad, mi aburrimiento alcanzarían niveles insoportables.

Cuando el dinero se convierte en la principal motivación, tenemos que tomar trabajos o proyectos que simplemente no son buenos para nosotros – pero es una trampa!

Recuerda, quieres llenar tu portfolio con trabajos que está en tu lista de “intereses” o “experiencia”, no trabajos que realizaste simplemente por el dinero.

3. No te están pagando lo suficiente

Si eres es un profesional independiente, recuerda este lema: nunca te vendas por menos!

Es fácil subestimar tu trabajo y aceptar “el precio más bajo posible” cuando estás presentando una propuesta, pero eso sólo afecta negativamente tu trabajo, tu reputación, tu calidad de vida y tu carrera.

Conoce lo que vales y no te conformes con menos.

Cómo filtrarlos

¿Cómo podemos filtrar los malos clientes sin ofender a los buenos?

Es mucho más simple de lo que piensas.

A veces, nos encontramos atrapados por clientes y contratos de largo plazo.

En estos casos es mejor deshacerse de los clientes con tacto. Una forma es aumentar los precios debido a “cambios en el mercado” lo cual los obligará a buscar otros proveedores de servicios.

También puedes quitarles uno o dos servicios y decirles que los términos del acuerdo tienen que cambiar (si es posible).

Otra forma es informarles de “otros compromisos” que te impiden trabajar para otros clientes (legalmente) -y, por supuesto, esto no tiene por qué ser cierto.

Cuando quieras dejar de trabajar con un cliente siempre intenta ser lo más profesional y ético posible.

Da aviso de tu decisión con mucha anticipación para que tengan tiempo suficiente para hacer tomar las medidas necesarias.

Pueden ser clientes tiránicos, pero con tu reputación en juego, lo mejor es ser humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *