6 Cosas Que Debes Saber Antes de Volverte Freelancer

DSC_8299_1059 ALTA JPG

Freelance es una palabra encantadora. Se escabulle con vagas promesas atractivas de toda la libertad y flexibilidad que tu puedes desear de un trabajo (o la vida en general).

Coquetea como una rubia seductora quitándose un guante de seda, acariciando tu mente con fantasías salvajes de trabajar en pijama, música a todo volumen de fondo y días en que cambias tu hora de almuerzo por ir al bar a tomar unas cervezas.

Sin embargo, las cosas como éstas no siempre son tan buenas como parecen en la superficie – incontables profesionales independientes han visto detrás de la cortina y se dieron cuenta de que esta no es la situación laboral que quieren para ellos.

Hay una gran variedad de razones para las que esto ocurre, así que vale la pena que te hagas algunas preguntas serias y las respondas honestamente antes de renunciar a tu trabajo y correr por las colinas (o tu sala de estar).

¿Sabes cómo manejar tus pagos?

La gestión de tus propios pagos (en oposición a un empleador que lo hace por ti) es una habilidad que tienes que aprender si tu nunca has estado por tu cuenta antes.

Esto significa que tu tienes que saber cómo reclamar los pagos (debido a que algunos clientes siempre pagarán tarde) y cuáles son tus opciones legales en caso de que sean necesarias.

La previsión de flujo de caja es también una habilidad clave, ya que puedes estar tratando de lidiar con pagos que has recibido, y con los que sabes que vas a recibir en el futuro – la última cosa que necesitas es un vacío en el flujo de caja.

¿Tienes suficiente dinero ahorrado?

Puedes sufrir de un comienzo lento cuando te embarcas en tu carrera profesional freelance.

A menos que tenga un muy buen historial profesional, la gente dudará de darte una oportunidad debido a que la calidad de tu trabajo no ha sido probada aún.

Con esto en mente, tendrás que ahorrar algo de dinero para mantenerte hasta que obtengas tu primer trabajo, que puede tardar hasta seis meses.

Al principio puede ser que tengas que trabajar gratis para construir su portfolio. Asegúrete de que puedas pagar el alquiler y la comida durante ese tiempo.

¿Serás capaz de encontrar trabajo?

Encontrar trabajo como freelancer es un arte, porque es de ninguna manera tendrás la certeza de que serás capaz de tenerlo de manera regular.

Esta es una manera muy irregular de trabajar – un proyecto podría hacerte ganar lo suficiente para vivir durante seis meses, mientras que con otro sólo podrás cubrir tu próxima compra en el supermercado.

Necesitas saber cómo encontrar trabajo cuando lo necesites, ya sea a través de tus contactos y network, utilizando las redes sociales o uniéndote a marketplaces de trabajo independiente como Workana o Upwork.

¿Puedes ser flexible con tu tiempo?

Ser más flexible en el manejo de tu tiempo puede haber sido uno de los factores que te hicieron pensar en volverte freelancer en primer lugar, pero ¿qué pasa si un cliente te llama con un proyecto urgente que significaría pasar toda la noche sin dormir?

¿Estarías dispuesto a hacer eso?

No sólo se trata de ser capaz de tomarte la tarde libre si se te apetece; también se trata de tener que trabajar fuera de las horas regulares, incluyendo fines de semana y noches.

Si no crees que puede ser flexible, esta podría no ser la carrera para ti.

¿Sabes lo que vales?

Uno de los aspectos más difíciles del trabajo independiente es determinar lo que valen tus servicios.

Es posible que tengas una opinión muy alta de ti mismo, pero otras personas pueden pensar que tu experiencia y habilidades no valen el precio que estas cotizando.

Trata de averiguar lo que otros freelancers están cobrando por sus servicios, y evalúa si los tuyos valen más o menos de ellos. Además, pídele feedback a tus clientes si puedes.

¿De verdad quieres esto?

Es un gran paso para cualquiera volverse 100% freelance, ya que, como hemos señalado anteriormente, no hay ninguna garantía de éxito.

Es necesario trabajar duro si realmente quieres ser freelancer.

Puede ser una buena idea intercalar el trabajo independiente con tu trabajo regular durante unos meses para ver si a) te gusta y b) puedes hacerlo en el largo plazo. Si la respuesta a ambas preguntas es sí, ¡adelante!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *